La identidad realizada por Semarac para el Palacio de Festivales de Cantabria muestra una imagen recta y robusta, como el propio edificio, símbolo de Santander y un icono en la arquitectura moderna.